Calderas de recuperación

La Caldera de Recuperación de Calor Clayton funciona según el mismo principio que el reputado Generador de Vapor Clayton. Es por lo tanto el medio más compacto, eficiente, flexible y seguro de producir vapor de alta calidad o agua caliente a partir de los gases de escape.

 

Principio de funcionamiento

La Caldera de Recuperación de Calor Clayton funciona según el principio de circulación forzada del agua a través del serpentín. La caldera se instala en la fuente de calor de los gases residuales y el agua de alimentación circula a través del serpentín en dirección opuesta a los gases calientes mediante una bomba de diseño Clayton. La mezcla vapor/agua a la salida del serpentín se dirige entonces al separador centrífugo altamente eficiente Clayton obteniéndose vapor de alta calidad en la salida. El agua separada retorna al tanque de condensados. Una característica de todos los sistemas Clayton es la prevención de la corrosión en el punto de rocío mediante el precalentamiento del agua de alimentación.

Varias Calderas de Recuperación de Calor Clayton pueden conectarse para funcionar simultáneamente bajo controles automáticos. Clayton ha desarrollado multiples diseños para adaptarlos a diferentes industrias, aplicaciones y procesos.

 

Construcción

La Caldera de Recuperación de Calor Clayton es una estructura modular simple que permite una óptima transferencia de calor.

 

Una gama de secciones estándar han sido desarrolladas para adaptarse a una amplia variedad de condiciones. Un programa informático escoge las secciones para un rendimiento óptimo, en base al calor disponible, la producción de vapor necesaria y la bajada de presión admisible.

 


Gracias a la construcción modular de la Caldera de Recuperación de Calor Clayton, el montaje es un proceso sencillo. Las secciones estándar del serpentín están unidas entre sí por bridas o bien envueltas por un armazón externo soldado. Para la conexión al conducto de escape se añaden unas piezas cónicas de transición en cada extremo. Las conexiones de agua entre cada módulo están situadas normalmente en la parte externa del armazón de la caldera.

Energía gratuita

Emitir a la atmósfera el excedente de calor no es deseable ni económico. Este calor residual es una valiosa fuente de energía aprovechable con la Caldera de Recuperación de Calor Clayton. Es una solución para producir vapor o agua caliente durante muchos años, virtualmente sin coste alguno y que ahorra espacio y problemas.

 

Aplicaciones

La Caldera de Recuperación de Calor Clayton puede producir vapor  aprovechando el calor de los gases de escape de motores, turbinas de gas, hornos  de esmalte, hornos de tratamiento térmico y de otras aplicaciones que incluyen procesos a altas temperaturas como el calor de oxidadores térmicos.

 

Desde hace más de 40 años el uso de la Caldera de Recuperación de Calor Clayton se ha extendido ampliamente en instalaciones terrestres  y marinas, para recuperar el calor de los escapes de los motores de propulsión  o de generación de electricidad en  diesel, gas y de fuel pesado. Las Calderas de recuperación Clayton son ideales para recuperar el calor de motores y turbinas de gas en aplicaciones de generación de electricidad hasta 15MW.

 

Ventajas

 

Bajo peso

Alta Calidad de vapor

Respuesta rápida

Seguridad

Bajo mantenimiento

Alta eficiencia

Pequeño tamaño

Funcionamiento no atendido

Purgas mínimas

Totalmente automático

 


La Caldera de Recuperación de Calor Clayton tiene todas las ventajas del Generador de Vapor Clayton. Su pequeño tamaño y peso es una especial ventaja para las aplicaciones de recuperación de calor ya que la caldera se puede instalar muy cerca de la fuente de calor formando parte del conducto de escape,  y gracias al diseño Clayton múltiples opciones de instalación son posibles.

 

Además la Caldera de Recuperación de Calor Clayton no necesita ningún tipo de aleta en la superficie del tubo para ayudar la transferencia de calor lo que reduce la posibilidad de contaminación por los depósitos de los gases de escape. Se suministra de forma estándar un soplador de hollín y puede operar mientras la caldera está en marcha.